lunes, diciembre 19, 2016

Soy Mamá

¡Buenos días! 

Empezamos la semana con el post más personal que he escrito y creo que escribiré nunca, me apetece compartir la experiencia con todos vosotros, ya que son muchos los mensajes de felicitaciones y de preguntas, así que la mejor manera es compartir con mi familia virtual mi experiencia de mi maternidad. 

Como cualquier mami la idea principal era algún día cerca de la fecha prevista empezar a notar contracciones y coger tu bolsita (preparada mucho antes ;)) e irte camino al hospital, yo aun tenia los nervios de tener que avisar a mi chico que esta trabajando en Madrid, es lo que te haces a la idea desde un principio pero las cosas cambian y cada bebe elige como venir y cuando venir al mundo. 

la semana 38 acudí al medico y vimos que mi pequeñin no quería crecer más dentro de la mami, que seguía con el mismo peso que la semana 35 (un buen peso) , y a mi ya me cambio la cara, algo estaba haciendo que mi bebe no estaba bien dentro, todo fuera de peligro ya que estábamos en la semana 38, pero durante todo el embarazo nos habían dicho que iba a ser un bebe grande y gordito y eso nos sorprendió mucho,  así que le dejamos 5 días más para ver como evolucionaba, y si no tendríamos que inducir el parto para que creciera fuera. 

En la próxima fecha de visita al gine, vimos que no había crecido lo suficiente (seguía con un buen peso), así que me citaron para el lunes 5 de diciembre para inducir el parto (semana 39). Los miedos de la espera se habían acabado, mi chic ya estaba en Castellón, y los dos estábamos listos para pasar el último finde en el que seriamos solo 2, para el lunes conocer a nuestro principe. 

El lunes 5 de diciembre llegamos al hospital a las 8 de la mañana, con una mezcla de ilusión y nervios que no nos creíamos que íbamos a conocer en horas a Jaime, el bebe estaba colocado perfectamente para nacer, todo iba bien, así que a eso de las 9 estaba listo y empezábamos con la oxitocina para que ese baby naciera. 

La sorpresa mía, de las matronas, de mi chico y de la gine fue, que mi cuerpo no reaccionaba, tras 10 horas con la oxitocina, no había tenido ninguna contracción, no había dilatado y no me habían podido romper ni la bolsa, así que la decisión fue actuar por cesárea. 

Todo fueron miedos, ya que no era lo que yo pensaba desde el principio, me moría de miedo cuando me dijeron que mi chico no podía entrar conmigo, que no iba a hacer el piel con piel inicial, más que nada fue lo inesperado de la situación, pero era lo mejor para el bebe, ya que estaba haciendo mucho esfuerzo y la mami no reaccionaba. 

Así que a las 19:15 entrabamos en quirofano y a las 19:35 llegaba al mundo Jaime con 3kg y 48 cm, me lo enseñaron y se lo llevarón corriendo mientras me cosían a su papi. A la media horita salia yo en la cama y vivi el momento más feliz de mi vida, y es que me pusieron a mi bebe encima, y allí nos fuimos los 3 a nuestra habitación. 

Después de las primeras noches que el papa lo hacia todo, ya que no podía levantarme de la cama, ahora estamos en casa, conociéndonos, adaptándonos y viviendo cada momento como algo nuevo y mágico, aprendiendo de todo y disfrutando de cada pequeño gesto. 

De momento esto es todo por hoy, espero que os guste el post de hoy, ya que n estamos acostumbrados a tanta letra. Esta semana habrán nuevos looks y semana que viene hablaremos del postparto.